“En 2020 podremos dormir mientras el auto conduce”. No existe un grado de certeza del porcentaje de aciertos de Elon Musk en cada una de sus predicciones. Pero Tesla está a la vanguardia en lo que refiere a avances tecnológicos, sobre todo en conducción autónoma pero también en mejorar la experiencia de confort dentro de un vehículo. La cita antes mencionada es de febrero de 2019. Y 2020 acaba de empezar. Con el nuevo año llega la exposición Consumer Electronic Show, reconocido por la sigla CES, que este año se realiza entre el 5 y el 10 de enero. Desde ya hace varios años ha sumado a la industria automotriz como uno de sus grandes focos de atracción. Y, siguiendo el Norte establecido por Musk, la feria de Las Vegas tendrá entre sus atracciones la conducción autónoma y un salto en los niveles de confort y seguridad dentro de un auto.

¿Será lo único por ver en el rubro automotor? No, desde ya. Otro de los grandes focos de estos tiempos pasa por el avance cada vez más vertiginoso de los vehículos eléctricos en aras de sustituir los motores de combustión interna. Habrá novedades al respecto, tanto de nuevos modelos como también de tecnología que busca mejorar los parámetros de autonomía, el gran desafío que afrontan las automotrices. Y se observarán evoluciones de otra solución en ciernes: la impresión 3D tanto para la creación de vehículos como también de autopartes, una variante que incluso ya empieza a ser adoptada por la industria tradicional. PlayLos taxis autónomos de Mercedes-Benz que circulan en California, aunque todavía con conductores.

Varias compañías automotrices estarán en Las Vegas. El consorcio italo-americano Fiat Chrysler (FCA), las alemanas Mercedes-Benz, Audi y BMW, las japonesas Honda, Toyota, Nissan y Mitsubishi y la coreana Hyundai son algunas que serán de la partida en el CES. También se aguarda por lo que puedan mostrar las locales, entre ellas Ford, aunque ya es segura la baja de General Motors en la feria porque la huelga que la mantuvo paralizada durante 40 días entre septiembre y octubre no le permitió completar el desarrollo de un crossover eléctrico y autónomo que pensaba en revelar en Nevada.

En consecuencia, muchas primicias no se observarán en nuevos modelos sino en los desarrollos de sistemas. Así, en el campo del hardware, Intel y su compañía subsidiaria Mobileye exhibirán las últimas novedades para llevar su producto autónomo, el Robotaxi, a varias ciudades del mundo. En los últimos meses hubo pruebas realizadas con éxito en Jerusalem y sus resultados prometen estar en el CES. PlayLas pruebas de Intel con vehículos autónomos en Jerusalem.

En tal sentido, Intel entiende que antes de confirmar la conducción autónoma plena, en lo que se conoce como los niveles 4 y 5 de dicha tecnología, “se debe esperar hasta que la industria robotaxi se despliegue y madure», de acuerdo al análisis de Amnon Shashua, el CEO de Movileye, quien será uno de los exponentes en el CES.

Las pruebas de transporte de pasajeros sin conductor se están realizando en simultáneo en varias ciudades, precisamente en pos de mejorar el sistema y conseguir la tan anhelada confianza del público sobre un cambio cultural de alto impacto: la metáfora de ser transportado por nadie. Waymo, la empresa con la que Google desembarcó en la industria, ya tiene su flota experimental en Arizona y en breve repetirá la experiencia, junto con Renault, de sus taxis autónomos en una ciudad de las afueras de París. Otra firma que trabaja en este aspecto es Mercedes-Benz, y a través del joint venture que tiene con la también alemana Bosch, desde diciembre se están observando taxis de conducción autónoma en la ciudad californiana de San José.

¿Develará Tesla la versión final del Semi, su camión? Muchos esperan que sí. (Tesla)
¿Develará Tesla la versión final del Semi, su camión? Muchos esperan que sí. (Tesla)

También Honda promete mostrar una evolución de su modelo eléctrico “e” con parámetros de conducción autónoma, en una transición que la compañía japonesa encara porque todavía considera necesario mantener el deseo de conducción en determinadas circunstancias por parte de la persona al volante. Así, exhibirá una nueva era tecnológica en la que se puede cambiar de conducción autónoma a semi-autónoma pulsando un botón. Ambos sistemas hacen una suma de más de ocho modos de funcionamiento. Al acariciar el volante dos veces, el vehículo se pondrá en marcha. Si se tira del volante, el vehículo disminuirá la velocidad; si se empuja el volante, el vehículo acelerará. Los asistentes al CES 2020 podrán disfrutar de una simulación de este concept.

Otro desarrollo que se verá en Las Vegas es de la empresa Aeva, que fue fundada por dos ex empleados de Apple y trabaja mejorar las condiciones de la conducción autónoma. El sistema Lidar es un sensor incluido en un chip que permite mostrarle al auto el entorno mientras avanza en el tránsito. La evolución que se observará en el CES es el llamado “4D LiDAR-on-chip”, que alcanza un rango de 300 metros de “visualización”, un avance que Aeva describe como “una primicia para la industria de vehículos autónomos”. Se espera que este LiDAR en chip cueste menos de 500 dólares en su producción a escala, en contraste con las típicas decenas de miles de dólares requeridos para los sensores convencionales. Las alemanas Volkswagen y Porsche ya trabajan con esta empresa.

Novedades sobre ruedas

FCA, que a fines de 2019 revolucionó la industria en la fusión que puso en marcha con PSA (Peugeot-Citroën), contará con novedades en sus marcas principales. Fiat se aprontará con el pequeño Centoventi, un concept que ya había visto la luz en el Salón de Ginebra pasado. Se trata de un auto eléctrico que es personalizable, ya que tiene una estructura modular que permite intercambiar piezas según el gusto del usuario. Además, Jeep lanzará las versiones híbridas de sus modelos Wrangler, Renegade y Compass, en el estreno de la insignia “4xe” que identificará a esta clase de vehículos que combinan motores de combustión y eléctricos. Finalmente, Chrysler tendrá un prototipo futurista, el Airflow Vision, una berlina con múltiples pantallas LED en su interior y un diseño de vanguardia.

Fiat Centoventi, el auto con múltiples opciones para personalizarlo. (Fiat)
Fiat Centoventi, el auto con múltiples opciones para personalizarlo. (Fiat)

Nissan contará con atracciones a la medida de una feria como el CES, donde los visitantes podrán interactuar con las novedades, no sólo observarlas. Así, habrá desde el concept de un próximo SUV de la marca, como lo es el Ariya, pero también un utilitario eléctrico que es una fábrica de helados sobre ruedas, una pelota de golf que entra sola al hoyo y la posibilidad de sacarse seflies a la velocidad que alcanza un auto de Fórmula E, la categoría eléctrica de la FIA. PlayLa van eléctrica que fabrica helados, una atracción de Nissan en Las Vegas.

BMW, por su parte, se suma con una experiencia superadora en cuanto al confort interior de sus autos. Con el i3 Urban Suite, el modelo de serie fue modificado casi por completo para transformarlo en un ambiente relajado, casi de un hotel: del original sólo se mantuvo el asiento del conductor y el tablero, mientras que el resto del habitáculo tiene una butaca ergonómica con apoya pies, una pequeña mesa a su izquierda y sonido personal, para elevar los parámetros de habitabilidad.

Elon Musk no se perderá la oportunidad de mostrar sus garras en su propio territorio, una feria donde la tecnología domina a los vehículos. La Tesla Cybertruck estará en exhibición en el CES, pero el magnate sudafricano podría tener ases bajo la manga para causar el impacto que persigue ante cada aparición pública. Una opción es el camión eléctrico, el Tesla Semi, con 1.032 caballos de potencia que fue presentado como prototipo en 2017 y del que el año pasado se vio una unidad en una exhibición de vehículos sostenibles. Además, el propio Musk había anticipado el inicio de su producción para 2020, aunque en un número limitado de unidades, tanto que ya se estaban admitiendo reservas; estará disponible a partir de 150.000 dólares.

Con el i3 Urban Suite, BMW quiere elevar el confort en el habitáculo. (BMW)
Con el i3 Urban Suite, BMW quiere elevar el confort en el habitáculo. (BMW)

En ese sentido, en los últimos tiempos se ha creado una especie de clásico entre Tesla y Ford, sobre todo con las provocaciones de Musk; la última fue un video donde la Cybertruck le ganaba una cinchada a la F-150 eléctrica, la misma con la que Ford había alardeado que podría tirar de un tren. Y la marca del Óvalo ya mostró en las últimas semanas maquetas de cómo sería su camión eléctrico, el F-Vision, un concept que, desde la estética, se asemeja mucho al Tesla Semi.

Dentro de la posible competencia para Tesla, es un hecho que el startup Fisker presentará su SUV Ocean, que promete una autonomía en sus baterías de hasta 480 kilómetros, una cifra nada despreciable pero lejos de los 800 kilómetros que se anticipan en la Cybertruck. Otra novedad alrededor de este vehículo es la posibilidad de alquilarla a través de una aplicación. Será un prototipo, ya que el inicio de su producción está previsto para 2021. Otra especulación también gira en torno a Rivian, la firma que cuenta con el apoyo de Amazon y Ford y que ya amenaza a Tesla con su pick up eléctrica, la R1T. Y que en el CES 2020 podría aparecer con su primer sedán. PlayEl Fisker Ocean, un SUV eléctrico que quiere competirle a Tesla.

Aston Martin tendrá su espacio con el DBS Superleggera, presentado al mundo el año pasado, aunque la novedad no será el deportivo británico sino un elemento tecnológico que resultará de gran utilidad: llamado el FDM (Full Display Mirror) y diseñado junto a Gentex Corporation, se trata de un retrovisor que integra tres cámaras y permite mostrar tres señales de video simultáneas, lo que permite ver al mismo tiempo tanto la parte trasera del vehículo como los ángulos ciegos. Funciona a través de dos cámaras integradas en los espejos retrovisores externos del auto, y una tercera montada en el techo.

El espejo retrovisor sin puntos ciegos que exhibirá Aston Martin.
El espejo retrovisor sin puntos ciegos que exhibirá Aston Martin.

Sobre el uso de las impresiones 3D en la industria, se sabe que Volkswagen se asoció con Hewlett Packard para el desarrollo de autopartes para el ID.3, el primer vehículo de producción completamente eléctrico de la compañía alemana. Además, el Ford Mustang GT 500 ya está girando con piezas impresas en 3D para los frenos.

Pero en los últimos días se conoció un modelo de vehículo pequeño, eléctrico e impreso completamente en 3D, el XEV Yoyo, que cuesta menos de 8.000 dólares y se espera por su presencia en el CES. La compañía de origen italiano que está detrás del proyecto lanzó una campaña online en el sitio de crowdfounding Kickstarter para recaudar 500.000 euros (650 mil dólares) para poder comenzar con la producción en serie del auto.

Entre las dos ruedas, después del suceso generado en 2019 con la LiveWire de Harley Davidson, su primera moto eléctrica lanzada en la pasada edición del CES, la vara quedó alta. Y habrá curiosidades. Por ejemplo, el startup canadiense Damon lanzará un prototipo de moto eléctrica que cambia de forma: se transformará de una posición de conducción deportiva inclinada a una posición de crucero vertical sobre la marcha. Segway estará con dos nuevas scooters eléctricas, pero se aguarda que muestre su nueva moto cross. PlayLas novedades de Honda en la feria de Las Vegas.

¿Se esperan sorpresas en el CES 2020? Sin dudas. Tantas como la velocidad con la que avanza la tecnología en el plan de mejorar la movilidad. Habrá que ajustarse los cinturones, entonces, porque el show está por comenzar.