Surgen contradicciones en torno a asesinato de la niña de Santiago

0
319

Santiago, RD.-La  misteriosa desaparición de una niña Yanersi Rodríguez Lima, de cuatro años de edad, ocurrida el pasado sábado en el paraje Barranco de Las Charcas, situado al suroeste de esta ciudad, terminó ayer con la aparición de su cadáver en un basurero del lugar.

El vocero de la Dirección Cibao Central de la Policía Nacional con asiento en esta ciudad, coronel Juan Guzmán Badía, informó que dos menores de 14 y 16, que están bajo arresto y sometidos a interrogatorios sobre el hecho, habrían admitido que la golpearon hasta acabar con la vida de la pequeña, pero por el momento la institución no da señales de tener la confesión sobre las razones que estos pudieron haber tenido para cometer el crimen.

Presunta confesión

El oficial comentó que los dos menores confesaron que tras haber dado muerte a la niña lanzaron su cuerpo en un basurero, ubicado cerca de la residencia de la madre.

Guzmán Badía comunicó que uno de los dos adolescentes, el de 16 años, llevó a los oficiales de Homicidio y a fiscales al lugar donde llevaron el cadáver de Yanersi Rodríguez Lima.

 El oficial declaró que no se ha podido determinar, por el momento, si la menor fue abusada sexualmente, indicando que el caso está en fase de investigación y eso lo habrá de determinar la autopsia a cargo del Inacif.

Aunque más temprano el vocero policial había informado que aparte de los dos menores había otras dos personas detenidas, entre estas la madre de la víctima, se conoció más tarde en la noche que la mujer fue dejada en libertad.

Versiones contradictorias

Hay contradicciones en el informe que ofrece la Policía en Santiago y las versiones de algunos familiares de la infante y sus vecinos.

Leticia Mercedes Rodríguez, abuela de la niña, dijo al Listín Diario que un hombre de 25 años, que está detenido junto a su hija y dos menores, es señalado como principal sospechoso del hecho y que, incluso, le dijeron que éste se integró a la búsqueda. Ese individuo, agregó, habría violado y embarazado a una hermana. También dijo que tenía un tiempo residiendo en la comunidad y era peluquero. Por igual, el hombre pidió la libertad de su hija, al manifestar que nada tiene que ver con lo ocurrido.

Comentarios de vecinos

En el vecindario de Barranca comentan que hay contradicciones entre la Policía, familiares y otra gente, porque todos pensaban que el barbero era el responsable.

No obstante, el vocero policial reiteró que hasta ahora hay dos menores que habrían confesado que golpearon hasta matar a la niña y que las investigaciones siguen en curso.

Preguntas sin respuestas

En el sector, la gente se pregunta qué habría pasado, por qué mataron a la niña.

El hecho ha causado una división familiar, particularmente entre la parte de la madre de la pequeña y la del padre, Ramón Antonio Pérez Lima, que ha pedido a los investigadores policiales que investiguen a profundidad.

Desaparición y muerte

La niña desapareció poco después de que su madre, Yaneris Altagracia Rodríguez, que ingería bebidas alcohólicas junto a varias amistades, le entregó 200 pesos para que le comprara un producto aún no especificado en un colmado cercano.

Vecinos explicaron que la infante llegó a la casa sin el producto y sin el dinero y que su madre, supuestamente, la presionó para que buscara los 200 pesos.

La niña retornó al negocio, pero jamás retornó a casa, por lo que se inició su búsqueda.

Yaniris Altagracia Rodríguez niega haber enviado sola a la niña al colmado, porque otra de sus hijas, de siete años, la acompañó.

EL HECHO

En libertad La Policía dejó en libertad anoche a Yaneris Altagracia Rodríguez, la madre de la niña de cuatro años que fue hallada ayer muerta en un basurero, tras haber sido reportada como desaparecida desde el pasado sábado.

El cuerpo policial tomó la decisión luego de comprobar que la mujer no tenía nada que ver con el crimen cometido contra la menor Yanersi Rodríguez, cuyo cadáver fue localizado la mañana de este miércoles en un basurero ubicado en la cercanía de la residencia donde vivían, ubicada en el paraje Barranca de Las Charcas, al suroeste de Santiago.

Sin embargo, la Policía advirtió de que la madre deberá estar a disposición del ministerio público para cuando sea requerida y hasta que concluya el proceso de investigación.